Implicaciones de la entrada en vigor del Real Decreto Ley 13/2012, el pasado 2 de abril.

En relación a los cambios y novedades a considerar en las comunicaciones electrónicas como consecuencia de la nueva normativa destacamos lo siguiente:

  • Prohibición de envío de e-mails ocultando la identidad del remitente: se prohíbe el envío de comunicaciones comerciales (e-mails, sms…) en las que se oculte o se disimule la identidad del anunciante, así como el envío de comunicaciones comerciales a través de las cuales se incite a los usuarios participar en promociones ilegales o en las que no identifique al anunciante.
  • Forma de ejercicio del derecho de oposición: se obliga a incluir una dirección de correo electrónico como forma a través de la cual los usuarios puedan ejercitar el derecho de oposición a recibir comunicaciones comerciales. La dirección de correo electrónico se debe ofrecer tanto en el momento en que se recaben los e-mails como en el propio correo electrónico a través del cual se remita la publicidad.
  • Acción de cesación: podrán solicitar que se interrumpa el envío de comunicaciones comerciales no solicitadas o que no se vuelva a repetir el envío de las mismas a cualquier persona, física o jurídica, que se vea perjudicada por esta acción.
  • En cuanto a las “cookies”, “galletas” en castellano, son una potente herramienta informática empleada por los servidores web para almacenar y recuperar información acerca de sus visitantes.

Cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una cookie no identifica a una persona, sino a una combinación de computador-navegador-usuario.

Conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario puede causar problemas de privacidad y es precisamente en este punto en el que la nueva norma entra a regular. A continuación detallamos los cambios que se derivan:

A partir de ahora, para la utilización de cookies se debe obtener un consentimiento previo e informado por parte del usuario. Por ello, se prohíbe la instalación o utilización de cookies o dispositivos similares en los ordenadores o terminales de los usuarios si éstos no han dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos según la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.
No obstante, no se requiere este consentimiento cuando la finalidad para la que se utilicen sea la de efectuar la transmisión por una red de comunicaciones electrónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio expresamente solicitado por el usuario.

Cuando sea técnicamente posible y eficaz el consentimiento del usuario para aceptar la instalación de las cookies, se podrá facilitar, mediante el uso de los parámetros adecuados del navegador o de otras aplicaciones, siempre que aquél deba proceder a su configuración durante su instalación o actualización mediante una acción expresa a tal efecto.